¿Cómo se puede lograr la eficiencia energética?

¿Cómo se puede lograr la eficiencia energética?

Tecnología de ahorro de energía

Intensidad energética de las economías (1990 a 2015): La intensidad energética es una indicación de cuánta energía se utiliza para producir una unidad de producto económico. Una proporción menor indica que se utiliza menos energía para producir una unidad de producto[1].

El uso eficiente de la energía, a veces llamado simplemente eficiencia energética, es el objetivo de reducir la cantidad de energía necesaria para proporcionar productos y servicios y también puede reducir los efectos de la contaminación atmosférica. Por ejemplo, aislar un edificio permite utilizar menos energía de calefacción y refrigeración para lograr y mantener un confort térmico. Instalar bombillas de diodos luminosos, iluminación fluorescente o ventanas con tragaluces naturales reduce la cantidad de energía necesaria para alcanzar el mismo nivel de iluminación en comparación con el uso de bombillas incandescentes tradicionales. Las mejoras en la eficiencia energética se consiguen generalmente adoptando una tecnología o un proceso de producción más eficiente[2] o aplicando métodos comúnmente aceptados para reducir las pérdidas de energía.

Hay muchas motivaciones para mejorar la eficiencia energética. La disminución del uso de la energía reduce los costes energéticos y puede suponer un ahorro económico para los consumidores si el ahorro de energía compensa los costes adicionales de la aplicación de una tecnología de eficiencia energética. La reducción del uso de la energía también se considera una solución al problema de minimizar las emisiones de gases de efecto invernadero. Según la Agencia Internacional de la Energía, la mejora de la eficiencia energética en los edificios, los procesos industriales y el transporte podría reducir las necesidades energéticas del mundo en 2050 en un tercio, y ayudar a controlar las emisiones globales de gases de efecto invernadero[3]. Otra solución importante es eliminar las subvenciones energéticas impulsadas por los gobiernos, que promueven un alto consumo de energía y un uso ineficiente de la misma en más de la mitad de los países del mundo[4].

Ahorrar energía en casa

La eficiencia energética (EE) y la conservación de la energía (CE) son formas relacionadas y a menudo complementarias o superpuestas de evitar o reducir el consumo de energía. La eficiencia energética se refiere generalmente al rendimiento técnico de los dispositivos de conversión y consumo de energía y de los materiales de construcción. La conservación de la energía generalmente incluye acciones para reducir la cantidad de energía utilizada. Por ejemplo, instalar luces de bajo consumo es una medida de EE, mientras que apagarlas cuando no se necesitan, ya sea manualmente o con temporizadores o interruptores con sensores de movimiento, es una medida de CE.

Las medidas de EE y CE pueden ayudar a reducir directamente los costes energéticos de los consumidores y a reducir potencialmente las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas al uso de la energía. Los consumidores también se benefician indirectamente cuando la reducción de su demanda de electricidad ayuda a reducir los costes de generación, transmisión y distribución de electricidad. Una elevada demanda de electricidad suele traducirse en un aumento de los costes de generación y transmisión de electricidad, que se repercute en las facturas de los clientes.

Eficiencia energética del transporte

En esencia, la conservación de la energía es la práctica de utilizar menos energía para reducir los costes y el impacto medioambiental. Esto puede significar el uso de menos electricidad, gas o cualquier otra forma de energía que reciba de su empresa de servicios públicos y pague por ella. Dado que los recursos energéticos disponibles en nuestro planeta son finitos, conservar activamente la energía siempre que sea posible es beneficioso para el individuo y para nuestros sistemas energéticos más amplios.

Mientras que la conservación de la energía es la práctica de intentar usar menos energía por razones de coste y medioambientales, la eficiencia energética significa usar productos específicos diseñados para usar menos energía. Estos dos conceptos son intrínsecamente similares, pero implican métodos diferentes. Algunos ejemplos de conservación de la energía son el uso de electrodomésticos inteligentes y de bombillas de bajo consumo en el hogar.15 formas de ahorrar energía y electricidad

1. Para reducir el consumo de energía en el hogar y aumentar el ahorro energético, no es necesario salir a comprar productos energéticamente eficientes. El ahorro de energía puede ser tan sencillo como apagar las luces o los electrodomésticos cuando no los necesite. También puede utilizar menos los electrodomésticos que consumen mucha energía realizando las tareas del hogar de forma manual, como colgar la ropa en lugar de meterla en la secadora o lavar los platos a mano.

Casa de la eficiencia energética

La reducción del uso de combustibles fósiles se traduce en un aire, un agua y una tierra más limpios, todo lo cual afecta directamente a la salud humana, especialmente a la de las comunidades marginadas y a la de las personas con enfermedades que se ven agravadas por la contaminación.

Los esfuerzos de descarbonización industrial de AMO están dirigidos a eliminar gradualmente las emisiones atmosféricas de gases de efecto invernadero (GEI) de todos los aspectos de la industria, en apoyo del plan de la administración Biden-Harris para lograr emisiones netas de carbono cero para 2050.

La EERE y otras organizaciones e instituciones ofrecen oportunidades de becas en todo el país -desde Washington, D.C., hasta Dayton, Ohio, y Golden, Colorado, y más allá- para estudiantes y profesores por igual.

¿Cómo se puede lograr la eficiencia energética?
Scroll hacia arriba