¿Qué empresas deben tener plan de igualdad?

¿Qué empresas deben tener plan de igualdad?

Mesa redonda: Cómo ascienden las mujeres a la alta dirección

También contarán los trabajadores con contrato de duración determinada, sea cual sea su modalidad, cuyo contrato haya expirado durante los seis meses anteriores al cálculo. Cada 100 días o fracción trabajada contará como un trabajador más.

El plazo para registrar el Plan de Igualdad expiró el 7 de marzo de 2022. Desde esa fecha, toda empresa en España con más de 50 trabajadores debe tener dicho Plan en marcha o, al menos, estar negociando uno para evitar las correspondientes sanciones administrativas.

No elaborar ni aplicar el plan de igualdad o hacerlo en manifiesto incumplimiento de los términos previstos cuando la obligación de realizar dicho plan responde a las previsiones señaladas en el art. 46bis apartado 2 de la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social).

Introducción a los informes sobre la igualdad en el empleo

Con la introducción/inicio de Horizonte Europa, la Comisión Europea hizo de los planes de igualdad de género (PIG) un requisito básico para participar en su programa marco de investigación. Definió los PGE como

Este instrumento político se esfuerza por transformar de forma sostenible los procesos, las culturas y las estructuras organizativas en el ámbito de la investigación y la innovación (I+I) para combatir y reducir los desequilibrios y las desigualdades de género. Debe ser holístico y exhaustivo en el sentido de que se dirige a toda la organización, implica a todas las partes interesadas y aborda varias cuestiones de igualdad de género en su organización. Por lo tanto, las BPA no deben centrarse únicamente en promover las oportunidades de carrera y la igualdad de acceso a los recursos para un solo género, sino que deben ser inclusivas y dirigirse a mujeres y hombres en toda su diversidad.

En consecuencia, un PGE es un instrumento sistemático y estratégico que establece prioridades y objetivos concretos (basados en una evaluación exhaustiva del statu quo), así como las medidas específicas que se aplicarán para mejorar la igualdad de género dentro de las organizaciones y en el ámbito de la I+D. Los plazos de las medidas que se aplicarán y para medir los avances y el éxito deben incluirse en su PGE. También hay que tener en cuenta que las BPA deben diseñarse como herramientas que promueven la reflexividad y el aprendizaje al incluir actividades de seguimiento y evaluación. Por último, un PGE debe establecer responsabilidades claras para las diferentes actividades y especificar la gobernanza general y la responsabilidad del liderazgo para dirigir la implementación del PGE y para el progreso y los resultados del PGE.

Diversidad, Igualdad e Inclusión | Una realidad | La empresa moderna

Sobre el autor: Institución: Este estudio comparativo analiza la cuestión de los planes en el lugar de trabajo destinados a lograr una mayor igualdad entre mujeres y hombres. En la actual Unión Europea, en Noruega y en varios de los nuevos Estados miembros que se incorporaron a la UE en 2004, se examina el marco normativo de dichos planes y el alcance y la naturaleza de los planes de igualdad en la práctica. El estudio concluye que la cuestión rara vez se aborda en la negociación colectiva por encima del nivel de la empresa, y que la legislación sobre los planes de igualdad en el lugar de trabajo es infrecuente en el sector privado, aunque algo más común en el sector público. En la práctica, los planes de igualdad de género son poco frecuentes, al menos en el sector privado, en la mayoría de los países (aunque los datos sobre este punto son muy escasos), asumiendo posiblemente la mayor importancia en los dos países con legislación que los hace obligatorios: Finlandia y Suecia. Cuando existen, su contenido tiende a ser bastante similar en todos los países examinados.

El objetivo de este estudio -basado en gran medida en las contribuciones de los centros nacionales del Observatorio Europeo de Relaciones Laborales (EIRO) en los países en cuestión- es examinar el contenido y el proceso de los planes de igualdad de género en el lugar de trabajo en los actuales Estados miembros de la UE (excepto Portugal), Noruega y cuatro de los países que se incorporarán a la UE en mayo de 2004 (Hungría, Polonia, Eslovaquia y Eslovenia).

La igualdad de género es fundamental para nuestra sociedad y economía

Según el artículo 46.1 de la Ley Orgánica de marzo de 2007 para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, un Plan de Igualdad es “un conjunto ordenado de medidas, adoptadas tras la realización de un diagnóstico de situación en el seno de una Corporación o Empresa, que tienen por objeto alcanzar la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres, y eliminar la discriminación por razón de sexo. Los planes de igualdad estipularán los objetivos concretos de igualdad a alcanzar, las estrategias y prácticas a adoptar para conseguirlos y el establecimiento de sistemas eficaces de seguimiento y evaluación”.

Las empresas de más de 50 trabajadores están obligadas a tener un Plan de Igualdad. Sin embargo, es aconsejable tener uno independientemente del número de empleados. Y es que no sólo es una herramienta muy importante para negociar las condiciones de igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en la empresa, sino que se considera un elemento clave para retener y atraer el talento.

En junio de 2019, el Gobierno aprobó un Real Decreto-Ley que modifica la Ley Orgánica de Igualdad en el trabajo, en el que establece unos plazos para que las empresas se adapten a la normativa. Así, las empresas de entre 100 y 150 trabajadores tienen hasta el 7 de marzo de 2021 para elaborar y aplicar su Plan de Igualdad, mientras que las empresas de entre 50 y 100 trabajadores tienen hasta el 7 de marzo de 2022.

¿Qué empresas deben tener plan de igualdad?
Scroll hacia arriba