¿Qué es vinculante y no vinculante?

¿Qué es vinculante y no vinculante?

Qué es lo vinculante y lo no vinculante en economía

Cuando se establece un contrato, ambas partes se comprometen a mantener lo que se han prometido mutuamente. En un contrato de trabajo, el empresario podría estar prometiendo suministrar una determinada cantidad de paga extra, mientras que el empleado está prometiendo simultáneamente mantener la información de la empresa en privado y de forma interna. Si el empresario o el empleado rompen su acuerdo, cualquiera de las partes puede acudir a los tribunales y demostrar que se ha violado el contrato.

La infracción contractual sólo puede ser consecuente si el contrato se considera vinculante. La primera característica de un acuerdo contractual que hace que un contrato sea vinculante es la oferta y la posibilidad de aceptar o rechazar esa oferta. Por ejemplo, cuando se ofrece un acuerdo de empleo a un empleado, éste debe sentir que puede rechazar lo que se le presenta. El empleado no debe sentirse obligado a aceptar las condiciones del contrato propuesto.

En segundo lugar, hay que evaluar en qué medida ambas partes pueden beneficiarse de esta posible relación laboral. Por ejemplo, el importe de la compensación prometida al empleado podría asignar un valor considerable al propio contrato.

Restricciones vinculantes y no vinculantes

Una carta de intenciones es un tipo de contrato no vinculante. Cualquiera de las partes puede abandonar el acuerdo en cualquier momento sin firmar un contrato vinculante. Puede firmarse al principio de la relación de las partes, cuando se están conociendo.

Las cartas de intención deben incluir un texto que indique que son específicamente no vinculantes. Si escribes una carta de este tipo, asegúrate de poner las palabras “no vinculante” en el primer párrafo. Si se envía por correo electrónico, asegúrate de que “no vinculante” también figura en el asunto. Además, incluya una declaración que indique que ninguna de las partes se verá obligada a firmar un contrato vinculante a menos que esté completamente satisfecha con el acuerdo.

Una carta de intenciones suele ser el primer documento escrito que intercambian y firman las partes de un acuerdo. Resume los términos del acuerdo y sirve como punto de referencia para posteriores discusiones y negociaciones. Normalmente se identifica claramente en el documento como no vinculante.

Estos acuerdos suelen reconocerse como no vinculantes a menos que incluyan una disposición que establezca específicamente que es vinculante, y no existe responsabilidad por ninguna de las partes, incluso si no se llega a un acuerdo final y no se intercambia nada.

Diferencia entre arbitraje vinculante y no vinculante

2Esta condición nunca se cumple Bp≥12e2..Prueba[Proposición 2] Considere un equilibrio en el que ambos tipos de P ofrecen un contrato P. UPB aceptará un contrato e si satisface su restricción de participación:

(3)eB=β1+c12-βpB=12β1+c22-βtiene pleno poder de negociación, por lo que sustituyendo la ec. (3) que se mantiene como una igualdad en UPB=2-β2β1+cβ2-βy UAB=0. la función de utilidad de los jugadores, NB, y maximizando con respecto a A, obtenemos S y P.Así, la utilidad de los jugadores será:

BTEste equilibrio existe porque cualquier desviación a un contrato B es siempre rechazada por A ya que creería que esta desviación provendría del tipo B. NB tampoco puede desviarse de forma rentable a cualquier otro contrato S porque obtendría una retribución menor. Por tanto, el equilibrio P es siempre maximizador de la utilidad. Por lo tanto, la siguiente combinación de estrategias y creencias forman un equilibrio bayesiano perfecto en estrategias puras:

(4)UHNBS Dado que UHNB=eβ-12αe2\gt2-β2β1+cβ2-β=UPB., según la Proposición (1) si e,p(e) no tiene incentivos para desviarse a un contrato NB, entonces también debe ser cierto para NB. Por tanto, sustituyendo (4) como una igualdad en la función de utilidad de NB, eNB,pNB, podemos excluir que dicha desviación sea rentable si y sólo si:

Cláusula no vinculante

El arbitraje no vinculante se emplea habitualmente en conflictos sencillos en los que ambas partes sólo necesitan orientación. Por ejemplo, dos propietarios de un mismo restaurante pueden estar discutiendo por una pequeña cantidad de dinero en efectivo. Así, un arbitraje no vinculante puede ser una forma práctica de resolver el conflicto en lugar de ir a juicio. A veces, la comunicación entre las dos partes se ha deteriorado tanto que se necesita un tercero para dar una respuesta adecuada y también para ayudar a salvar la relación.

Sin embargo, hay una advertencia importante en Florida. Si una parte rechaza el laudo arbitral no vinculante, y el abogado de la parte no supera o se acerca al 25% o 75% de esa cantidad en el juicio, la parte puede tener que pagar los honorarios del abogado de la otra parte.

En general, el arbitraje vinculante se denomina simplemente arbitraje. Este arbitraje es práctico para resolver conflictos comerciales en los que es necesario un resultado rápido. Por ejemplo, un constructor ha aceptado realizar las reformas de un complejo de oficinas para una empresa, pero ha interpretado mal las condiciones del contrato y la forma de pago. En este caso, a ambas partes les interesa que se renueve el edificio para que pueda abrirse al público y para que el contratista cobre. Así que, en este caso, el arbitraje vinculante es ideal para ambas partes porque la finalización de la obra es muy valiosa para ambas partes. Los factores clave a resolver en el proceso de arbitraje son las condiciones del contrato y la forma de pago.

¿Qué es vinculante y no vinculante?
Scroll hacia arriba